Arte porque me gusta. Gusano porque no soy nadie. Digital porque es online.

miércoles, junio 15, 2005



Ayer apuntaba ser un día normal, en la tónica de éstos últimos: un desastre.
Sonó el despertador a las 7:30 (cada noche tengo la errónea intención de llegar al trabajo temprano), pero como cada día seguí durmiendo hasta las 9. Comí, me duche y me vestí, y después de comprobar que no había motivo aparente para ser la anécdota del día en la panadería de en frente (el otro día iba con las zapatillas puestas...) salí a la calle y me fui a buscar el coche.

Tengo que confesar que soy de horario nocturno y por la mañana soy como un vegetal andante (en el trabajo siempre piensan que he salido de fiesta... y no siempre es así, hay días que no hay ningún concierto interesante!). Total, que con los ojos aún hinchados me fui a coger el coche. Uno de pequeñito que aunque le faltó poco, no pudo llevar las letras BDT (que bonito hubiese sido: Yo y mi “vedette” campando por el mundo...). Lo puse en marcha y como siempre gradué el volumen de la música en ese punto gusto para no oír nada, pero sin que el resto del planeta tenga que escucharla. Y carai, el coche iba muy lento. Hasta miré por el retrovisor por si había alguien cogiéndolo por detrás (...que cosas más tontas se piensan por la mañana...). Recorrí unos cuantos metros especulando sobre el motivo de esa lentitud y decidí bajar el volumen de la música. Y tatxáaan! Entonces me di cuenta: un reventón!

Vaya semanita... solo me faltaba eso! Y como coño se cambia una rueda?

Me quedé mirando la rueda fofa como si esperara que se hinchase sola y un amable señor que pasaba me dijo “tienes un reventón” y se fue. No me joda! creí que la rueda estaba deprimida!...
Miré a mi alrededor un poco apurada y divisé una especia de garaje (luego vi que era sólo un taller de pintura de coches) y le pedí al señor que estaba allí trabajando si me podía cambiar una rueda. Creo que le di lástima, yo toda mona con mi vestidito negro y pocas pintas de saber ni donde estaba la rueda de repuesto (pero eso lo sabía, eh!). Así que aunque estaba a medias de pintar un coche me vino a ayudar. La cambió en 5 minutos! Juerr... yo hubiese tardado una eternidad! por no decir que si yo, con mi fuerza –5, llego a poner los tornillos esos, la rueda se emancipa en la primera curva.

Al final todo salió bien.
Ole! ole! ole! que bonita son la flore!

2 Comments:

Blogger Brocco said...

Jajaja, bonita y practiquísima muestrq de solidaridad la de lhombre q te cambió la rueda... No m imagino la situación, conduciendo tranquilamente, con la música al volumen ideal, y un neumático invadiendo al carretera... Pero si es mío!! Jajaj, q cuadro!

8:28 a. m.

 
Blogger arckh said...

XDD
si llegoa a cambiarla yo, fijo que pasa eso!

10:38 a. m.

 

Publicar un comentario

<< Home